• El ministro de economía Felipe Céspedes y el subsecretario de pesca Raúl Súnico están superados. Nada tienen que hacer en Chiloé.
  • La marea roja es el síntoma, la enfermedad es la industria del salmón y su modelo extractivista que ha sobreexplotado los mares.
  • Las personas afectadas no son el problema, y tienen que ser parte de la solución.
          Relevando el carácter crítico de la situación que se vive actualmente en Chiloé, el Senador y Vicepresidente del MAS Alejandro Navarro Brain, golpeó la mesa e hizo un llamado de atención al ejecutivo y sus ministros políticos: “Si el Gobierno dilata aún más la solución a las demandas de Chiloé, le estará provocando un grave daño económico y social  a los chilotes y también un alto costo político a la Presidenta Bachelet”.
Respecto al fracaso de la mesa de negociación, el parlamentario señaló que el titular de economía “Felipe Céspedes y el subsecretario de pesca Raúl Súnico están superados. Nada tienen que hacer en Chiloé”, agregando que “no han sido capaces de comprender que la Isla necesita soluciones integrales” y que “el problema acá no se resuelve solamente con bonos, que además con insuficientes”.
La marea roja es el síntoma. La enfermedad se llama “industria del salmón”
Haciendo un llamado a no olvidar el desarrollo histórico y las crisis reiterativas que ha provocado la industria del salmón Navarro fue enfático: “basta de mentiras al país, acá hay algunos personajes que quieren lavarse las manos señalando que la marea roja es un desastre natural y que nada tiene que ver con la industria del salmón. ¡No señores! La marea roja es el síntoma, la enfermedad es la industria del salmón y su modelo extractivista que ha sobreexplotado los mares, elevando los índices de nitrógeno y favoreciendo directamente el desarrollo de los dinoflagelados que provocan la marea roja”, a lo que se debe agregar que “además hay una muerte sin precedentes de fauna marina en la costa Oeste de la Isla, que hasta donde tenemos antecedentes no es directamente atribuible a la marea roja, y habrá que determinar si el vertimiento de salmones muertos está relacionado y en qué medida se cumplieron los protocolos de manejo”
“Es preciso, además, no perder de vista que la marea roja no es el único motivo por el que se moviliza hoy día el pueblo chilote, ya que con las toneladas y toneladas de antibióticos y pesticidas que las salmoneras han arrojado al mar, han literalmente devastado el fondo marino, mermando otras actividades productivas, la biodiversidad y la reproducción de la vida misma”.
Junto a eso, el Senador criticó la laxitud con que el Estado ha tratado a las salmoneras, “lo dijimos el año 2009, a propósito de la crisis generada por el virus ISA: no aprobamos el proceder del sector público respecto a las salmoneras. Ni en aquel entonces, ni mucho menos ahora, es posible que con recursos de todos los chilenos se subsidie a una industria que contamina, no genera ganancias y precariza el empleo”.
Estamos ante un conflicto territorial: ciudadanía versus burocracia, pueblo versus élite insensible
El senador por la octava región también analizó política y estructuralmente el conflicto en su dimensión social: “Chiloé repite y aumenta lo ocurrido en Magallanes y Aysén. Movilizaciones que dejan atrás en la estacada a los Partidos Políticos y al propio Gobierno. La contradicción en la Isla no es de Oposición -Gobierno. Es entre centralismo y regionalización, entre ciudadanía y burocracia, entre acción y  pasividad. Entre el Pueblo y la élite insensible y lejana a las demandas sentidas y asumidas por los pescadores en particular, y por la ciudadanía en general”
Agregando que “no se trata solo de la pesca, se trata también de los algueros y algueras, de las y los mariscadores, de las y los mitilicultores que han recibido un daño estructural y permanente; estamos hablando del sustento de la economía de todo un territorio que vive del mar. En Chiloé si no hay mar no hay comercio, ni hay turismo, de ahí que la movilización sin precedentes articule a toda la población insular”.
“La Moneda tiene que entender que cuando los conflictos territoriales no se solucionan se crean focos de conflicto permanente. No queremos que, por soberbia del Estado, Chiloé se transforme en una segunda Araucanía, donde se termine gastando más en represión que en soluciones. Si hemos sido enfáticos diciendo ´tierra para el pueblo mapuche`, hoy también decimos junto a toda la gente que se manifiesta ´mar para el pueblo chilote, mar para el pueblo williche`”.
Se precisa un plan integral: una alianza entre el Estado, el sector privado y las comunidades afectadas
Precisando la necesidad imperiosa de dar una respuesta integral al conflicto Navarro fue enfático al señalar que “nosotros hemos estado siempre del lado de las y los trabajadores, estuvimos el 2008 con el ISA, y estamos hoy día. Las personas afectadas no son el problema, y tienen que ser parte de la solución”.
“Conozco la realidad de la isla, viví y trabajé muchos años allá y me une un lazo de gran afecto con su gente y su cultura. Nosotros tenemos propuestas y queremos conversarlas y compartirlas, porque creo que para destrabar este conflicto se requiere aunar voluntades”.
Detallando un posible plan de acción Alejandro Navarro ahondó en su propuesta para “dar una solución estructural al problema, considerando que en este momento se ha hecho un daño a los mares que en buena medida es irreversible”
“Creo que como mínimo, y recogiendo lo planteado por la Mesa Provincial en su petitorio y el comunicado del Consejo de Caciques Williche de Chiloé, debemos considerar lo siguiente, pensando que una solución definitiva es viable sólo a mediano y a largo plazo, pero que no se puede perder de vista las necesidades urgentes de los isleños:
  1. Determinar los responsables políticos de la actual crisis socioambiental que enfrenta Chiloé y exigirles su renuncia.
  2. Determinar los responsables penales de la actual crisis y hacer justicia en el marco irrenunciable del Estado de Derecho.
  3. Quitar de manera inmediata todos los subsidios a la industria salmonera en Chile y destinar esos recursos a la gente y a nuevos proyectos de desarrollo.
  4. Crear con suma urgencia una figura legal especial para Chiloé que permita la gestión rápida de un plan de desarrollo integral y sustentable considerando los siguientes puntos:
    1. Un plan de reconversión productiva en alianza público-privada-comunitaria que potencie el turismo, la agricultura y la acuicultura.
    2. Subsidio y apoyo técnico a las actividades acuícolas que aún son posibles de llevar a cabo en la isla.
    3. Subsidio y apoyo técnico para los agricultores de la zona con el fin de diversificar y aumentar su producción, diezmada por la dictadura con el fin de proveer mano de obra a la industria del salmón.
    4. Promoción y apoyo al desarrollo de cooperativas agrícolas y acuícolas de pequeños y medianos productores.
    5. Apoyo técnico y financiero para el desarrollo comercial de dichas cooperativas.
    6. Fuerte inversión en obras públicas para potenciar el turismo y crear puestos de empleo.
    7. Abordar seriamente el tema del déficit hídrico provocado por la plantación de bosques artificiales y la extracción indiscriminada de pompón.
    8. La creación del instituto interdisciplinario de desarrollo territorial, de carácter estatal-comunitario, con capacidad de investigar y proponer estrategias y líneas de desarrollo acorde con la realidad territorial.
    9. Bonos dignos para las personas afectadas por la crisis, mientras se abren empleos y nuevas áreas productivas a determinarse por el plan de reconversión.”
PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA